¿Qué son los Oráculos en la Blockchain?

¿Qué son los oráculos en la blockchain?

¿Qué son los oráculos?

Probablemente esta palabra sitúe tu mente en las antiguas civilizaciones, cuando las deidades se comunicaban con el mundo terrenal a través de un mensaje conocido como oráculo.

Sin embargo, en el entorno Blockchain, esta palabra adquiere un significado algo distinto; aunque estrechamente relacionado.

De la misma manera que los oráculos permitían en la antigüedad la comunicación entre dos mundos, un oráculo blockchain establece comunicación entre una red blockchain (y los smart contracts alojados en ella) y el mundo exterior a esta red.

Oráculos en la blockchain

Pero, ¿por qué son importantes los oráculos?

Pues bien, para poder responder a esta pregunta es necesario entender, a grandes rasgos, cómo operan los smart contracts de las redes blockchain.

Una red blockchain, en pocas palabras, es una base de datos compartida por una serie de usuarios que almacenan la información contenida en ella en un dispositivo hardware.

La única forma que tiene esta base de datos de introducir nueva información pasa por consenso mayoritario y una serie de protocolos que aseguran que esta no se vea corrompida.

Por otra parte, un smart contract no es más que un conjunto de instrucciones informáticas almacenadas en esta base de datos. El smart contract está diseñado para generar un resultado (output o datos de salida) a partir de una información (input o datos de entrada).

Por ejemplo, podemos programar un smart contract en la blockchain de Ethereum para que haga una compra de 5 ethers una vez que sea minado el bloque número X.

Sin embargo, los smart contracts tienen un problema: por sí mismos, solo pueden interactuar con la información contenida en la red en la que están programados (solo entienden del mundo digital).

Y es aquí donde adquieren relevancia los oráculos.

El oráculo es una pieza de código que ejerce de puente entre una red blockchain y el mundo exterior. Con el mundo exterior nos referimos a cualquier fuente de datos, es decir, cualquier información susceptible de ser compartida.

Estos oráculos conectan la blockchain con plataformas, bases de datos, otras blockchains con distintos lenguajes, y cualquier fuente de datos que se nos pueda ocurrir.

Por ejemplo, gracias a un oráculo podemos programar un smart contract para que haga una compra de ether cuando su precio alcance los 1500 dólares. Este se encargará de acudir a una fuente de datos que le indique cuál es el precio del ether e informará al smart contract, el cual a su vez realizará la compra programada.

Los oráculos intervienen en la mayoría de casos de uso de los smart contracts desarrollados en la actualidad, por lo que puede decirse que son una pieza imprescindible para el desarrollo de esta tecnología.

Sin embargo, los oráculos no están exentos de problemas. Si la fuente de información de la que se nutren es corrompida, o si la comunicación entre el propio oráculo y la red blockchain sufre alguna manipulación, el smart contract también será corrompido ya que la información en base a la cual está actuando no es correcta.

Esto significará que el smart contract generará una respuesta en base a esta información que probablemente no se corresponda con la que debería haber generado con los datos reales.

Veamos esto con unos ejemplos

Imaginemos que programamos un smart contract en la red de Ethereum. En él, dos participantes, Alice y Bob, realizan una apuesta.

Ambos bloquean cierta cantidad de dinero (representado por criptomonedas) y acuerdan enviarlo todo a quien acierte el precio de Bitcoin el 1 de enero de 2023. Si supera los 50.000 dólares por bitcoin, serán enviados a Alice. En caso contrario, se le enviarán a Bob.

Gracias al oráculo nuestro smart contract puede acceder a una base de datos que le indicará el precio de bitcoin llegado el momento (pongamos como ejemplo que nuestro oráculo nos conecta con la plataforma Coinmarketcap, sitio web reconocido para conocer los precios de los criptoactivos).

O, mejor dicho, el oráculo accederá a esta base de datos e informará a nuestro smart contract con los resultados que obtenga.

En este caso, si la plataforma Coinmarketcap sufriese un hackeo que modificase el precio que esta indica para bitcoin, el oráculo le daría a nuestro SMART contract una información errónea, lo cual podría acarrear que el perdedor de la apuesta obtuviese los fondos de manera ilícita.

Por otra parte, comentar que los oráculos son también susceptibles de los conocidos como ataques main-in-the-middle, en los cuales se modifican los datos en el flujo entre los oráculos y los smart contracts.

Una solución ante este problema consiste en la descentralización de los oráculos.

Con ello, no se acaba con el problema de la confianza, pero sí se diversifica el riesgo.

Un ejemplo de oráculo descentralizado muy utilizado en la actualidad es Chainlink, un servicio que se ejecuta en la blockchain de Ethereum y otras redes compatibles con la EVM.

Chainlink permite a los usuarios que demanden sus servicios utilizar sus oráculos, a los cuales incentiva para tener un comportamiento honesto. Para ello, una vez que Chainlink recibe una solicitud, asigna la tarea de comprobar la información requerida a uno o varios de sus oráculos en función de ciertas características que desbordan el tema de este artículo. Pero, en pocas palabras, cuanta más reputación quiera obtener un oráculo dentro de Chainlink, más fuentes distintas debe consultar a la hora de informar de un cierto dato.

Otro ejemplo es la plataforma Augur, la cual sirve como mercado de predicciones para realizar apuestas. En ella, sus propios participantes son incentivados a compartir información de sucesos reales con el objetivo de actuar como oráculo descentralizado.

Por último, cabe destacar que los oráculos no solo pueden conectarse a fuentes de datos compartidas en la nube (oráculos software), sino que también pueden hacerlo con dispositivos físicos que tengan la tecnología incorporada capaz de enviar información a través de una API.

Por ejemplo, en la cadena de suministros de un alimento, este puede estar monitorizado por un sensor que indique la temperatura en todo momento y se la comunique a un smart contract a través de este oráculo, para así actuar en consecuencia.

Oráculo Chainlink

Conclusión

Los oráculos también nacen con filosofía y valores de la tecnología blockchain, empoderando a las personas y dándoles la oportunidad de poder ofrecer información sobre un determinado evento con el objetivo de ser recompensadas u ofrecer un mayor grado de descentralización y seguridad a la toda la red de datos (red de oráculos).

Cualquier persona puede ser un oráculo y obtener recompensas por ello. Las decisiones necesariamente ya no estarán en manos de organizaciones centralizadas con gran poder de decisión.

En este sentido y como podéis estar imaginando, si queremos despertar todo el potencial de la tecnología blockchain en cualquier industria o sector, necesitaremos de fuentes de información fidedignas que nos permitan hacer una vinculación del mundo analógico con el digital, en caso contrario nos encontraríamos ante procesos y aplicaciones basadas en la tecnología blockchain extremadamente limitadas, ya que una gran mayoría de los eventos o actividades se dan el mundo físico.

En definitiva, los oráculos son unas herramientas sin las cuales las redes Blockchain y los smart contracts verían muy limitadas sus funciones debido a la imposibilidad de interactuar con el exterior de la red, considerándose una de las piezas claves para el óptimo funcionamiento de aplicaciones desarrolladas sobre redes descentralizadas.

Por Jorge Infante.

Invierte en inmuebles tokenizados